Olinda
Olinda
Nuestros programas en:

 




Olinda es un pueblo adormecido desde el siglo XVIII. Sólo el viento que agita las hojas de las palmeras y los trinos de las aves vienen a turbar la paz de sus iglesias barrocas . Una apoteosis que hace lamentar a la sirena de Mermoz, que anuncia la partida.
La colina de Olinda sobre las costas de Pernambuco tiene todo de una tarjeta postal. Situada a 8 grados bajo Ecuador, esta masa verde de cocoteros y mangos, mecida por los vientos del Atlántico y rodeada por playas de arena blanca, domina sobre un mar color turquesa.

 
La leyenda cuenta que el primer gobernador portugués de la región se emocionó tanto al contemplar la belleza del lugar, que exclamó "O linda situação para uma vila" es decir, "Qué lugar maravilloso para una ciudad".

Y así se llamó Olinda. Después de una guerra sangrienta contra los indios, los portugueses decidieron producir caña de azúcar en gran escala. Luego los grandes propietarios se instalaron en Olinda. Acumularon fortunas e hicieron construir valiosas casas, conventos e iglesias. Olinda se convirtió en una de las más prósperas ciudades del Brasil.

Para mantenerse, los Holandeses establecieron su base al sur de Olinda. El lugar elegido se llamó Recife, un refugio seguro, en un estuario, rodeado de arrecifes de coral. Así nació Recife, la "Venecia brasileña" con treinta y nueve puentes.
Olinda se convirtió en uno de los tesoros del patrimonio cultural brasileño. Hoy podemos admirar el Convento São Francisco, primer convento franciscano del Brasil. Oculto en medio de cocoteros, fue reconstruido entre 1715 y 1754. Aún viven algunos monjes en este ambiente barroco. La sacristía y el deambulatorio están recubiertos de azulejos del siglo XVIII, con cerámicas azules importadas de Portugal, que relatan la Historia Sagrada.
La visita a Olinda, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO ofrece, con sus calles estrechas y en pendiente, un viaje por el Siglo XVI.

RECIFE

Junto al palacio del gobernador, se encuentra la capilla de Recife. Contiene más oro que todas las demás iglesias del Brasil. La capilla barroca de fines del siglo XVII es uno de los más bonitos ejemplos de arquitectura religiosa del país.
La animación permanente de las calles del comercio, impresiona. Delante de la sede del más antiguo diario de Sudamérica, el "Diaro de Pernambouc", los vendedores ambulantes ofrecen mangos y papayas, mientras que a algunos pasos de allí, se ofrecen buñuelos de camarones a los golosos transeúntes.

No es necesario salir de Recife para apreciar bellas playas. La arena blanca y muy fina, así como los quioscos próximos a la playa van a satisfacerle, sobre todo teniendo en cuenta que el agua de mar es muy tibia, protegida por los arrecifes. La playa más famosa de Recife es Boa Viagem, por sus 7 km de playas de piscinas naturales. Además de las playas, Recife posee también monumentos históricos y arquitectónicos (Siglos XVII y XVIII1), como el Convento de San Antonio, la Capilla Dorada de la Terceira Ordem, el Museo de Arte Sacro, y numerosas iglesias (Santíssimo Sacramento, Catedral de São Pedro dos Clérigos).
Para pasar agradables veladas en Recife, los mejores lugares están en la Rue Bom Jesus y en la Rue da Moeda, muy animadas.

IGARASSU - ITAMARACA
Es también agradable ir de paseo por la ciudad de Igarassu, visitar la Iglesia de São Cosme y Damiao, construida en 1535, considerada como la más antigua del Brasil. Pueden también optar por la visita a la famosa isla de Itamaraca, donde encontrarán el Centro de Preservación del PeixeBoi ; y el espléndido Fuerte Orange.

PORTO DE GALINHAS
En el siglo pasado, este lugar servía de puerto para el desembarque clandestino de esclavos. Hoy es una de las estaciones de cambio más importantes del Brasil. A 65 km de Recife, Porto de Galinhas constituye una gran atracción turística en el Brasil, por sus espléndidas piscinas naturales. Allí la vida nocturna es muy agitada...

PROGRAMA - RECIFE / OLINDA

1er Día : RECIFE
Recepción en el aeropuerto, y paseo por los barrios de São Antonio y São José, donde se reúnen los tesoros históricos de la ciudad, como la Capilla Dorada y la Plaza de São Pedro, rodeada de residencias coloniales. Estos barrios, a los cuales se accede por numerosos puentes antiguos construidos por los Flamencos en el siglo XVII, prácticamente están rodeados por los ríos Capibaribe y Beberique. Continuamos por el barrio del puerto, recientemente restaurado. La animada calle Bom Jesus, una de las más antiguas de la ciudad, es el lugar de encuentro de los habitantes. Allí fue fundada, por judíos holandeses, la primera sinagoga de América Latina. A media tarde, visitamos el centro de exposición Brennand, o visita al Museo del Hombre. Noche en Recife..

2º Día : RECIFE - OLINDA
Por la mañana, visita a pie al centro histórico de Olinda, "la ciudad de las ocho colinas", declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO. Entre 1535 y 1630, Olinda fue el gran centro económico del Brasil colonial gracias a la producción azucarera. De esta época data el conjunto arquitectónico único construido en medio de cocoteros frente al Océano Atlántico. Tarde libre para una experiencia más personal. Muy animada día y noche, Olinda sigue siendo el centro cultural más importante en la región. Pasamos la noche en una pousada, en el pequeño barrio colonial de Olinda.

3er Día : RECIFE
Traslado al aeropuerto.

Las Playas del Litoral de Recife

Luego según sus prioridades y su tiempo, pueden disfrutar del litoral de Recife.
Playas paradisíacas, como en todo el Noreste.

Día opcional: RECIFE - ISLA ITAMARACA - RECIFE
Traslado privado hasta la playa de Maria das Farinhas. Luego continuación hacia el norte y la Isla de Itamaraca, a 80 km de Recife, tomando la ruta a través de las plantaciones de caña de
azúcar hasta el pueblo. Por la tarde, retorno a su hotel en Recife.
Salida en dirección al Norte, se pasa por Igarassu, el primer pueblo de América Latina con su iglesia construida en 1535. Luego se sigue hasta Itamaraca, isla conectada al continente por un puente. Es el paraíso ecológico: cielo azul, cocoteros, playas. Según los historiadores, nueve años antes de la llegada de Pedro Cabral al Brasil, familias portuguesas ya vivían en esta isla. En la isla, pasearán por la ciudad antigua, con su iglesia dedicada a Nuestra Señora de la Conceição, y su vista panorámica del canal de Santa Cruz. Un bosque de cocoteros cubre la isla, rodeada por playas espléndidas. Luego, después del mediodía, paseo por el punto turístico: el Fuerte Orange, construido en 1631 por los holandeses durante la invasión a esta región en el Siglo XVII. Antes del regreso, posibilidad en opción de hacer un paseo en jangada y de bañarse cerca de una pequeña isla. Regreso a Recife hacia las 18h00.

Día opcional: RECIFE - PORTO DE GALINHAS - RECIFE
Salida hacia las 8h30 de la mañana, en dirección a Porto de Galinhas, al sur, a través de una región de plantaciones de caña de azúcar, que se extienden hasta el Estado de Alagoas! Baño en las piscinas naturales de la playa de Porto de Galinhas. Paseos opcionales : jangada, buggy. Regreso a Recife al atardecer.

O : excursión a las tierras del interior, hacia el pueblo de Caruaru (el mercado artesanal tiene lugar todos los domingos) y hacia Nova Jerusalem. Favor consultarnos para estas opciones.

 
Nuestros programas en:
 
Recife
Recife: Venta de peces
Turismo Recife
Recife
Turismo Olinda
Olinda Cultura
Olinda: Iglesia

Circuitos a la carta Circuitos Brasil Espacio Profesional • Informaciones Brasil y Viajes Links Quiénes Somos? Contáctenos Mapa del sitio
TERRA BRAZIL : contact@terra-brazil.com Condiciones generales y particulares de venta
Nuestros sitios : Argentina, Bolivia, México, Peru, Panama, Costa Rica, Chile, Trekking, Ecuador, Antarctica y Terra Group